Nuevas realidades para aprender viejos contenidos

aprender

Emprendimientos transforman la educación con tecnología y diversión

Javier Ignacio Tibi y José Andrade tienen muchas cosas en común. Los dos son ingenieros, creativos y siempre se motivaron por la innovación. Además, los dos son fundadores de emprendimientos que buscan revolucionar la educación a través de la interacción y del juego. Desde Argentina y Ecuador, sus negocios proponen conectar una realidad inventada con el aprendizaje real de niños y niñas.

Viviendo la historia con Virtual Learning

El año pasado, Javier pudo estructurar sus ideas de innovación haciendo el curso Emprending de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Él explica que este fue el primer paso para crear Virtual Learning, un emprendimiento de realidad virtual con fines educativos. “Hicimos un MVP sobre la Revolución de Mayo de Argentina. Con este producto participamos del Campus Party, de una acción en el Cabildo y lo mostramos a muchas personas”.

aprender
Escena del MVP de Virtual Learning.

Resumidamente, lo que los emprendedores de Virtual Learning han desarrollado es un juego de inmersión en que los estudiantes participan de los acontecimientos de la Revolución de Mayo para aprender lo que pasó. El niño utiliza anteojos de realidad virtual y un joystick para ir moviéndose en el juego, interactuar con los personajes y vivir de manera intensa este importante momento de la historia argentina. “Puedes elegir si apoyar al virrey o apoyar su destitución. En el juego puedes seguir tu propio camino”. La recepción de los pequeños ha sido muy positiva, cuenta Javier. “Te pones los ósculos y realmente estás dentro del juego. O sea, estás literalmente en otra realidad. A los chicos eso les fascina”.

 

Actualmente, el equipo está en pleno proceso de venta del MVP a escuelas y museos interesados en innovar sus canales de enseñanza. Sin embargo, el emprendedor lamenta la dificultad de convencer a estas instituciones sobre el valor que su producto tiene. “Las escuelas públicas no tienen tanto presupuesto. Pero las escuelas privadas, aunque lo tengan, igualmente les cuesta mucho invertir”. En este proceso, Javier y sus compañeros tienen que trabajar todo un cambio de paradigma relacionado a la tecnología y la innovación para colaborar con el sistema educativo convencional.

Psicología y videojuegos con Mentor Monkey

En 2015, José y su socio Santiago Toledo aprovecharon un encuentro en una Campus Party para hacer brainstorming. “Conversamos, empezamos a hablar de tecnología, innovación, de lo que necesitaba Ecuador. Así nació la idea de crear Mentor Monkey”. En esta charla comenzaron a diseñar una plataforma divertida en que los estudiantes podrían aprender el contenido del examen estandarizado más importante del país. “La innovación es bastante disruptiva al combinar neurociencia, psicología del aprendizaje y tecnología en un videojuego”.

El cofundador de Mentor Monkey, José Andrade.
El cofundador de Mentor Monkey, José Andrade.

Los pilares de Mentor Monkey son impulsar el emprendimiento tecnológico en Ecuador, enseñar y servir a la sociedad. Todo eso a través de un videojuego en que los estudiantes van pasando de niveles y aprendiendo en el camino. En menos de un mes desde el lanzamiento de la plataforma, en septiembre de 2016, más de 700 chicos y chicas ya estaban registrados. Para llegar a eso, José explica que la ejecución del proyecto fue llena de altibajos. “Puedes tener una idea muy linda y creer que es la mejor idea que tuviste en tu vida, pero hasta que no se ejecute realmente esta idea no existe. En nuestro caso, tuvimos que pasar muchos meses desarrollando algo que aún no existe”.

 

El esfuerzo ha valido la pena, especialmente por todo el feedback positivo que están recibiendo de los usuarios. La plataforma combina diversión y socialización con los estudios. En el videojuego, uno encuentra niveles relacionados a tres áreas del aprendizaje: razonamiento verbal, abstracto y cuantitativo. A medida que vas avanzando, no puedes seguir en el juego si no respondes preguntas relacionadas con el examen. Son 30 niveles con más de 300 preguntas asociadas. Si el niño responde bien, el estudiante sigue para la próxima etapa. Sino, el juego le explica que hizo mal y cual es la respuesta correcta. “Para abrir un nivel no solamente tienes que derrotar tu enemigo sino que tienes que demostrar solvencia de tu racionamiento”.

Aprender de una manera disruptiva

Ideas como Mentor Monkey y Virtual Learning son frutos del desgaste de la educación tradicional. La fórmula profesor, alumno y pizarra ya no es tan efectiva en nuestro contexto, en donde la tecnología nos está condicionando a aprender de maneras mucho más digitales e interactivas. Javier comenta que proporcionar una realidad alternativa a la del salón de clase hace con que los niños realmente interioricen el contenido. “A los chicos les interesa el tema, pero están una hora frente a un docente, por ahí se dispersan mucho. Con esto queremos que vivan realmente lo que pasó por ejemplo el 25 de mayo y así no olviden nunca más”.

Para José, apoyarse en herramientas virtuales colabora para que el estudiante realmente entienda y se vuelva experto en un contenido. “Mentor Monkey te da una experiencia. No solamente una forma pasiva de aprender, sino una experiencia para que tu cerebro pueda aprender mejor”.

Ambos proyectos presentados aquí han sido construidos por equipos multidisciplinarios. En el caso de Virtual Learning, Javier y su equipo trabajaron en conjunto con historiadores para dar vida a la famosa Revolución con toda la veracidad. De la misma manera, han encontrado muchos otros colaboradores en el camino. En Mentor Monkey los socios han contado con el conocimiento con profesionales como psicólogos y desarrolladores de videojuegos.

Con pasión, colaboración y mucha creatividad, estos negocios nos muestran nuevos caminos para la educación y el aprendizaje de los estudiantes latinoamericanos. Para seguir conociendo ideas disruptivas en la educación, no dejes de leer esta nota.

Comments

comments