Panal y sus estudiantes protagonistas

Panal

Emprendimiento social latinoamericano impacta la vida de estudiantes en cinco países en la región

En México, Chile y Colombia, tres jóvenes tienen en común la pasión por la educación y una actitud pro activa para cambiar las cosas con las cuales no están de acuerdo. Aunque tengan distintas formaciones y historias de vida, estas mujeres comparten hoy los desafíos y las alegrías de liderar un emprendimiento social. Panal es la organización que las une, así como a muchos otros jóvenes que buscan una educación mejor en Latinoamérica.

Para enseñar

La educación es uno de nuestros dilemas en América Latina. Todos sabemos que una mejor educación sería la clave para solucionar muchas otras dificultades. En 2012, algunos jóvenes chilenos se conectaron a través de la iniciativa Teach For All, en su país conocida como Enseña Chile.

Por dos años, un grupo de jóvenes profesionales se dedicó a enseñar estudiantes de áreas vulnerables del país. Estar todos los días con estos niños y niñas les inspiró a crear un proyecto que pudiese colaborar con iniciativas como Enseña Chile.

3 voluntarias atrapadas por una misión

Rápidamente la inconformidad de los jóvenes chilenos se transformó en algo más concreto. La idea de Panal nacía así como una herramienta para complementar la educación formal. Romina Martínez fue parte de Panal desde su inicio, primero como voluntaria y hoy como Coordinadora de Alianzas Estratégicas en Chile. Ella explica que cuando conoció la propuesta de la organización, automáticamente se sintió compelida a participar.

“Me llamó la atención este nuevo formato de hablar sobre educación. No era a partir de las estructuras formales, como el currículo académico, los profesores o el colegio. Sino que hablaba de educación desde los estudiantes. Como los estudiantes son agente que pueden influenciar su educación y construirla también”.

De la misma manera, en otros países y algunos años después, otras dos jóvenes se conectaron profundamente con la meta de esta organización. Anayely García en México y María Angélica Alzate en Colombia también comenzaron a dar sus primeros pasos en Panal como voluntarias a través del programa Teach For All. Hoy, son Directoras de la organización y lideran su crecimiento en sus países.

El estudiante como protagonista

El sueño partió en Chile, en 2012, pero luego personas en otros lados quisieron conocer más de Panal. Actualmente, la organización está presente en Chile, Colombia, Perú, México y Ecuador. En cada uno de estos países, un equipo de directivos y voluntarios trabaja brindando talleres a niños y adolescentes entre 13 y 17 años.

Panal
Panal Chile

Huyendo del tradicional, en Panal lo que estos alumnos viven es un aprendizaje interno. El auto conocimiento es la primera lesión y cada estudiante es invitado a conocerse. “Lo más efectivo que vimos que podríamos hacer por los estudiante era ayudarles a conquistar objetivos. Empoderarlos de su proceso formativo. Para que fueran ellos mismos quienes empiezan a generar las transformaciones”, explica María Angélica.

A partir de talleres prácticos y acompañados de jóvenes universitarios como mentores, los participantes del programa entienden sus fortalezas. En el camino desarrollan capacidades socio emocionales y descubren como mejor les conviene aprender. En Panal, la idea es transformar alumnos pasivos y receptores de contenido en protagonistas que tienen un rol activo en su proceso de formación. La empatía, el optimismo y la resiliencia son algunas de las características que desarrollan, según Anayely.

“Panal es el complemento ideal. En la escuela reciben todo lo de la educación y aquí es como más un moldeamiento de habilidades”.

La comunidad internacional de Panal

En cada país, Panal está en una etapa de crecimiento. Mientras en Chile más de 700 estudiantes ya fueron impactados en sus ocho generaciones, en México el número de participantes se acerca a los 200. Este año seguramente excedan este número en su cuarta generación. Cada edición del programa, que dura cerca de seis semanas o un semestre, es una nueva motivación para celebrar. En 2016, Panal Colombia realizó su tercera generación con 6 escuelas públicas del país, la primera vez que lograban alcanzar este sector más vulnerable del sistema educativo.

Panal
Panal México

María Angélica cuenta que en la graduación del último Panal el testimonio de una madre sobre el crecimiento de su hija fue uno de los momentos de mayor éxito para el equipo. “Desde que está en Panal se volvió una persona muy participativa. Ellos aprenden a confiar en ellos mismos”. Para ella, la seguridad que desarrollan los pequeños es el principal cambio. A partir de ahí, pueden generar otras transformaciones en sus vidas y comunidades.

Para completar el programa y celebrar el camino que descubren en Panal, los participantes tienen que participar de los talleres y entregar un proyecto final. “Ellos tienen que identificar un problema y solucionarlo de manera auto gestionada”, explica Romina. Así, todas las habilidades que desarrollan en las sesiones las llevan a la práctica en su propia comunidad para solucionar una dificultad real.

Un futuro brillante

La comunidad de Panal está conectada por su propósito y por el internet. Al menos una vez por mes los directores de cada Panal nacional se reúnen por Skype para compartir ideas, dificultades y soluciones. “La idea es siempre retroalimentarnos como comunidad. O sea, mirar lo que me está funcionando mucho a mí y que puede aportar a los otros. O preguntarles a los otros como hacen o resuelven cosas en que necesito ayuda”, comenta María Angélica.

Esta conexión entre distintos países y realidades ha sido fundamental para el crecimiento de la organización. Las tres jóvenes de esta nota coleccionan historias de participantes que cambiaron de vida gracias al programa. Son estudiantes que conocieron y se impactaron por la organización cuando adolescentes. Hoy, muchos son voluntarios, coordinadores y mentores en Panal. Para conocer sus historias y aprender más sobre esta organización de emprendedores sociales no dejes de visitar su portal.

En TecLatam siempre contamos historias interesantes sobre emprendimientos en la educación. Son cursos, juegos, plataformas y otros tipos de startups que proponen un aprendizaje diferenciado.

Comments

comments