La Escuela quiere cambiar la educación en moda

La Escuela

Fundadora explica porque es necesario enseñar moda de otra manera

La moda y el diseño son las dos mayores pasiones de la chilena Francisca Brown. Esta diseñadora industrial ha convergido estas motivaciones en un emprendimiento llamado La Escuela. Lo que ella y un equipo de cerca de 40 profesionales del sector de la moda y el diseño enseñan ahí es una manera mucho más práctica y encantadora de aprender sobre este mercado.

Un lugar para especializarme

Aún estudiando, Francisca empezó a interesarse por el diseño y montaje de vitrinas. Aunque veamos vitrinas y sus productos de distintas marcas en todos los lados, para el profesional que quiere aprender más sobre el tema no existen muchas oportunidades en Chile. Ella explica que en 2007 ya empezaba a generar sus primeras opiniones sobre como la educación en moda en su país necesitaba cambiar. “Este proyecto nace de mi propia necesidad de encontrar un lugar donde especializarme”. Después de buscar por cursos en Chile y enseguida en toda Latinoamérica, la diseñadora termino yendo a EEUU.

Después de un largo período estudiando en el país norteamericano y luego en Inglaterra, a Francisca le pareció aún más gigantesca la diferencia entre los sistemas dinámicos e interesantes que estaba viviendo en relación a la metodología de las universidades en Chile.

Aquí pasa mucho que los profesores no ejercen su carrera como tal. Sino que son profesores universitarios. Son buenos, tienen mucha teoría, saben mucho los conceptos, pero lo que yo creo es que lo verdadero aprendizaje está en aprender haciendo.

La Escuela

Luego de probar distintas metodologías internacionales, Francisca retornó a su país con un objetivo en la mente: ofrecer lo que había aprendido a otros profesionales como ella. A partir de 2010 comenzó a dar los primeros pasos de su negocio. Estudió negocios y busco cursos parecidos con la idea que tenía para La Escuela, ya que quería tener modelos variados para armar su propia metodología. En 2015 partió con un proyecto piloto de clases de vitrina, y rápidamente tuvo la validación de la idea cuando más de 50 personas llegaron queriendo participar del curso. “Vi que había mucha gente interesada y ahí probé la metodología, la cantidad de clases, las relaciones con los alumnos. Fue un semestre de prueba”.

En enero de 2016 la emprendedora lanzaba oficialmente La Escuela, con una serie de cursos de corta duración. El año pasado realizaron más de 30 workshops, para 390 alumnos. Además, a lo largo del año recibieron el soporte de muchas marcas que se identifican con la propuesta y les brindan recursos y contenido a sus estudiantes.

La Escuela

La metodología de La Escuela está conformada en clases con un 30% de teoría y los otros 70% de pura práctica. Francisca cuenta que en uno de los cursos de vitrina que brindaron, cinco marcas trajeron sus productos y compartieron las perspectivas de sus colecciones con los alumnos. Como parte del curso, los estudiantes tuvieron que armar las vitrinas para sus tiendas. “Los alumnos pasaron por todas las etapas. El briefing, la creación, la aprobación de las ideas, el presupuesto, el montaje. Es absolutamente real”.

La moda está de moda

Francisca lista diversos desafíos que enfrenta diariamente para desarrollar su emprendimiento. Desde armar una metodología de enseñanza hasta encontrar los docentes adecuados son ejemplos de sus principales hitos. Otro desafío está en seguir innovando y reinventando los cursos de acuerdo con las necesidades del mercado. “Encontrar que es lo que aún no existe. Que es lo que la gente busca o necesita. Quien es el profesional que hace eso. Todo eso”.

La Escuela

Según Francisca, el área de la moda en Chile aún es chico y hay pocas ofertas en lo que es educación. “Hay muy pocas universidades que ofrecen algo. Sin embargo, la moda está como de moda en Chile”. Ella comenta que gracias al crecimiento del sector y del interés de las personas sobre la moda, a los pocos el mercado se vuelve más conocido y las oportunidades también.

Para esta emprendedora, ver que sus estudiantes están realmente aprendiendo algo nuevo y útil es su principal motivación. Además, ella garantiza que no son sus alumnos los únicos que están creciendo en La Escuela. “Aprendo todos los días, todos los minutos. Es increíble como el emprender te hace crecer. Uno nunca deja de crecer”. En el año de 2017, las clases de La Escuela van a comenzar muy pronto. Informáte más sobre ellas aquí. Además, los alumnos este año tendrán la oportunidad de participar de una semana inmersiva de capacitación en la prestigiosa Central Saint Martins. La Escuela cerró una alianza con esta universidad de Londres para ofrecer un intercambio muy enriquecedor a sus estudiantes.

¿Te interesa conocer más sobre emprendimientos y moda? ¡Esta nota seguro te va a gustar!

Comments

comments